El wengé, originario de África, proporciona una madera diferente que posee un color muy oscuro, lo que le confiere un atractivo especial para una decoración en la que se busquen los contrastes.

Su color varía del pardo oscuro al negro violáceo y con vetas atigresadas, siendo sus principales caraterísticas la dureza y la resistencia, por lo que se utiliza en proyectos destinados a soportar gran tránsito de personas.