La sucupira, procedente de Amércia del sur, es una madera de color pardo oscuro, con tonos chocolate y de color uniforme.

Dado que es una madera muy dura, resistente y nerviosa su uso está muy extendido para pavimentos macizos destinados a soportar un gran tráfico de personas.