El palisandro, un árbol originario del sudeste asiático, nos provee de una madera única e incomparable pues su amplísima variedad de tonos varía del rojo oscuro y violeta al color chocolate, presentando veteados de color marrón negro.

Por su gran belleza, dureza y estabilidad la madera de palisandro es ideal para diseños de interiores, siendo muy utilizada tanto en diseños modernos como tradicionales.